J

Pathwork

Conferencias del Guía

Conferencia 59. Preguntas y respuestas

Saludos. Les traigo bendiciones. Bendita sea esta hora, mis queridos amigos.

Todas las preguntas son bienvenidas, sobre todo las que tienen que ver con los temas que traté últimamente. Todos ustedes necesitan entenderlos mejor. El hecho mismo de que tengan preguntas debe indicarles que su mente está activa y en búsqueda.

PREGUNTA: ¿Dónde está la frontera entre la compulsión y un deseo muy fuerte?

RESPUESTA: La diferencia no puede generalizarse. La discernirás claramente en tu interior a medida que trabajes en este Pathwork. Lo que puede decirse es que cuando tienes simplemente un deseo fuerte sin compulsión, puedes soltarlo de ser necesario. La compulsión significa que tienes que hacerlo, y no puedes evitar hacerlo incluso a un precio muy desventajoso para ti. Este precio puede ser emocional. Y también, si otros o las circunstancias te impiden hacer u obtener lo que necesitas compulsivamente, la pérdida parecerá fuera de toda proporción. Intelectualmente puedes saber a la perfección que tu deseo es irrazonable en su fuerza y su importancia subjetiva, pero no puedes evitar tenerlo. La única manera de corregir esta situación desafortunada y a menudo muy dañina es descubrir cuál es la motivación inconsciente. ¿Tienes algo específico en mente?

PREGUNTA: Me acuerdo de una mujer que, de muy joven, deseaba con fuerza salirse de su casa. Me cuesta mucho trabajo encontrar la diferencia entre deseo y compulsión en este caso.

RESPUESTA: El deseo de salirse de la casa puede ser el resultado de una compulsión, en vez de ser la compulsión misma. El deseo en sí puede ser muy sano, por lo menos en algunas circunstancias. El deseo puede deberse a la infelicidad, a predicamentos a los que uno no les encuentra solución. Esto crea el deseo que puede ser en parte sano y en parte una manera de escapar de los propios conflictos interiores. Los conflictos nunca son creados enteramente por otros. Siempre se deben a las propias perturbaciones internas, en conjunción con los conflictos de otros. Si esto se entiende, uno puede o no salirse de su casa, dependiendo de las circunstancias, pero tratará de encontrar la raíz interna de los problemas y eliminar la causa. La compulsión entra sólo cuando la causa no se entiende. Una compulsión jamás puede ser creada por condiciones externas tan sólo. Estas simplemente pueden traer a la superficie los problemas internos. La condición interna equivocada finalmente creará también una condición externa equivocada. Mientras uno no se dé cuenta de las verdades básicas del alma, tal como las aprendes aquí, es muy difícil lidiar con la situación interna. Es fácil achacar las cosas a las condiciones externas. Cuanto más injustas y burdas son, más pueden usarse como racionalizaciones. Eso no significa que uno no deba cambiar jamás las condiciones externas también. Sin embargo, puede ser que sólo después de encontrar los propios conflictos no resueltos pueda tener uno la fortaleza para efectuar el cambio exterior. Cuanto más desea uno algo pero es incapaz de llevarlo a cabo, más probable es que el deseo originalmente sano se torne compulsivo. Esta es una forma de compulsión. Hay otras formas, pero no se relacionan con tu pregunta, así que no hablaremos de ellas ahora.

PREGUNTA: Sabemos que cuando estamos dormidos, muchas veces el mundo espiritual nos enseña o se comunica con nosotros. ¿Existe alguna manera de recordar estas comunicaciones? ¿Hay una manera de capacitarnos para estar más abiertos a recibirlas conscientemente?

RESPUESTA: Yo no diría que existe una manera específica, aparte de la que ya sigues aquí. Este camino te vuelve gradualmente más consciente de ti mismo y de la verdad espiritual como tal. Una mayor conciencia sacará todo el conocimiento que está dentro de ti, y esto comprende el conocimiento que se te da durante el sueño. Sólo entendiéndote puede ser fructífero el conocimiento impartido. De lo contrario, en el mejor de los casos, no tendrá efecto alguno, y en el peor, podría incluso dañarte. Por medio de un método sistemático para aumentar la conciencia de ti mismo, creas naturalmente una condición en la que estás abierto al conocimiento que viene de tu interior. La instrucción del mundo espiritual durante el sueño es una forma… hay otras. Tal vez no necesariamente recuerdes las instrucciones inmediata o directamente en la forma en que se te dieron. Puedes no recordar haber estado en cierto lugar, recibiendo cierta información, o consejo, o enseñanza. De hecho, rara vez sucede así. La manera en que lo recordarás, sin saber cómo llegó a ti este conocimiento nuevo, será que algún tiempo después de la experiencia tengas intuiciones que no habías tenido antes. La experiencia en el mundo espiritual se debe a tus buenos esfuerzos pasados. Es una reacción en cadena positiva.

Si toda tu actitud y la dirección de tu vida están determinadas por el autodesarrollo, el conocimiento llegará a ti en ciertos periodos de tu vida. Pero tiene que salir de tu propia psique, se deba ya sea a la instrucción espiritual durante el sueño, o a que ahora tu Ser Superior puede penetrar mejor y manifestarse en tu conciencia. En cierta forma, los dos tipos de conocimiento interactúan y, a final de cuentas, equivalen a la misma cosa.

Con frecuencia, un inventor o un artista se despierta con una nueva idea o conclusión. La idea está allí; él no recuerda claramente cómo llegó a ella. Tiene ese nuevo conocimiento sencillamente porque, en esta dirección por lo menos, su alma está abierta a aprovechar el vasto conocimiento cósmico universal que está a la disposición de todos, siempre que se satisfagan las condiciones internas necesarias. Ese conocimiento sale de la profundidad de su ser. En la profundidad del ser está todo el universo. La adopción de un método para recopilar instrucciones limitaría, desecharía, lo que debe lograrse internamente. Esto no sería sano. Concéntrate en tus esfuerzos por desarrollarte. En tus oraciones, enfócate en encontrar la verdad sobre ti mismo, en entender lo que necesitas saber en cualquier etapa dada de tu camino. Todo lo demás vendrá por sí solo. Se te puede dar ayuda fortaleciendo tu facultad para recordar tus experiencias espirituales durante el sueño, aunque rara vez las recordarás como incidentes. Como dije, el conocimiento simplemente estará allí. O se te puede dar ayuda en ocasiones facilitándote un poco tu Pathwork. O algo que diga otra persona podría llevarte a una nueva intuición decisiva. Hay muchas maneras en que te puede llegar una mayor conciencia de ti mismo.

El concepto de enfocar el contacto con el mundo espiritual afuera, o en la forma que mencionaste, esperando que los espíritus repartan el conocimiento que debe obtenerse desde dentro, es un enorme malentendido. Semejante conocimiento dado siempre debe conducir, a final de cuentas, a tu propio contacto con la verdad divina. Cualquier ayuda, instrucción o enseñanza que no tenga este claro objetivo es malsana. Todos los que busquen este contacto de cualquier manera deben entender esto.

El contacto con el mundo espiritual se busca también muchas veces con el propósito de evitar ciertas dificultades humanas que otras personas menos privilegiadas no evitan. Este enfoque es también muy incorrecto. No debe adoptarse. Sin embargo, el privilegio que puedes obtener, con la condición de que el contacto sea divino, es el de tener acceso a una ayuda más vigorosa y constructiva que te muestre el camino para que salgas de tu prisión. Te ganarás este privilegio mediante tus propios esfuerzos en esta dirección, pues, como bien sabes, este trabajo no siempre es fácil. Pero el contacto con el mundo espiritual no debe ni puede ser un atajo para salvarte del trabajo y el dolor del autodesarrollo.

PREGUNTA: Teniendo en mente que Adán y Eva en el Génesis proceden de lo masculino y lo femenino, es decir, los aspectos activo y pasivo del espíritu, ¿por qué el aspecto femenino y pasivo es el que aparece dando el primer paso hacia la Caída?

RESPUESTA: Hay un simbolismo muy profundo en eso, amigos míos. En una próxima conferencia general me ocuparé del hombre y la mujer, y seguramente encontrarás allí la respuesta a esta pregunta. Pero puedo decir ahora algunas palabras sobre este tema, las suficientes para darte un poco de claridad al respecto. Un gran error en el pensamiento humano tiene que ver con la supuesta diferencia entre el hombre y la mujer. Para ustedes es como dos mundos diferentes. Un mundo tiene dificultad para entender al otro mundo. A menudo se sienten desalentados porque parece imposible salvar la brecha entre los sexos. Para el hombre, la manera de pensar y sentir de la mujer es un enigma, y viceversa. Ambos batallan en sus mundos separados. La única manera en que a veces pueden unificarse es a través de la necesidad que tiene uno del otro. Sin embargo, la verdad es que la diferencia no es ni la mitad de grande como piensan. La mujer es un “reverso” del hombre, y éste es un “reverso” de la mujer, si me permiten decirlo así. El hombre manifiesta una corriente activa, mientras que la mujer es más pasiva. Donde el hombre es más pasivo, la mujer es más activa. En ambos casos, es el reverso de la moneda, por decirlo de alguna manera. El lado activo exterior es pasivo hacia dentro, y viceversa. Esto se aplica no sólo a la actividad y la pasividad, sino también a otras tendencias que pueden considerarse típicamente masculinas o típicamente femeninas.

Existe una idea generalizada de que el hombre es más intelectual, y la mujer más intuitiva. Hasta eso es un concepto falso, por lo menos lo fue originalmente. Si muchas veces resulta ser así es porque las personas han vivido tanto tiempo con esta imagen colectiva que sólo un lado se desarrolló y se estimuló en cada sexo. Explicaré esto con mayor detalle en la conferencia que dictaré sobre el tema. Por naturaleza, ambas cualidades están presentes en cada sexo, y podrían y deberían desarrollarse igualmente en el hombre y en la mujer.

Aun anatómicamente, el hombre es la contraparte de la mujer, y la mujer es la contraparte del hombre. Entender la anatomía del cuerpo humano debería traducirse en una comprensión más profunda del nivel emocional. El cuerpo siempre es un símbolo del espíritu y de la psique.

Ahora, volviendo a tu pregunta: El simbolismo mostrado en Eva, que toma la parte activa, y por lo tanto es responsable de la Caída, trae varios factores a nuestra atención. La actividad, como tal, no está mal para la mujer; no más que la pasividad, como tal, está mal para el hombre. Pero si se suprime una corriente activa sana, ésta tomará una dirección equivocada y se volverá destructiva. Lo mismo pasa con una corriente pasiva reprimida, donde se sobreimpone una actividad compulsiva malsana. Ambos sexos han estado aquejados por las milenarias imágenes colectivas a este respecto, a las que se adhirieron a causa de sus propias almas perturbadas. Si no se permite que ninguno de ellos se desarrolle libremente, de acuerdo con su propia naturaleza, considerando a la persona y no al sexo, esto tendrá efectos muy perjudiciales.

El incidente de Adán y Eva no debe tomarse como hecho histórico, sino como símbolo. Ahora bien, Eva simboliza la idea de que la actividad se vuelve destructiva si no se le permite funcionar abierta y sanamente. Del mismo modo, Adán tuvo la misma culpa al ser demasiado pasivo de una manera equivocada y destructiva. Si no hubiera sido pasivo allí donde no debió haberlo sido, habría detenido a Eva. En otras palabras, fue pasivo donde debería haber sido activo, mientras que Eva fue activa donde debería haber sido pasiva. Este simbolismo no muestra que el hombre debería ser enteramente activo, y la mujer enteramente pasiva. Esto es un enorme malentendido, y también ilógico, porque Adán y Eva simbolizan las entidades humanas originales, las cualidades básicas presentes antes de la Caída. Si antes de la Caída la actividad estaba presente en la mujer y la pasividad en el hombre, así es como debía ser, y sólo es cuestión de la manera en que estas fuerzas operaban y se manifiestaban. Si la Humanidad hubiera entendido bien este profundo simbolismo, no habría suprimido una parte válida de la personalidad en cada sexo. La gente simplemente consideró equivocada la actividad de Eva, y luego concluyó que la actividad como tal es dañina para la feminidad. El incidente simbólico con Adán y Eva muestra que las corrientes activa y pasiva están presentes, para empezar, en ambos sexos, pero se vuelven dañinas cuando se encauzan mal.

¿Entiendes? ¿Tiene esto sentido para ti?

PREGUNTA: Sí lo tiene, si pienso en Adán como símbolo del hombre, y en Eva como símbolo de la mujer. Pero yo pensaba que el simbolismo real no era el de un hombre y una mujer simbólicos, sino de los elementos activo y pasivo como tales.

RESPUESTA: No. Adán y Eva representan mucho más que simplemente los elementos activo y pasivo. En realidad simbolizan la masculinidad y la feminidad, con todos sus diversos aspectos. La explicación que acabo de dar es sólo una de muchas interpretaciones. Se refirió exclusivamente a la actividad y la pasividad. Pueden darse en otros niveles muchas otras interpretaciones de este simbolismo, que se ocupan de otros aspectos de los dos sexos.

PREGUNTA: A mí Eva me parece estar un paso más cerca de la Caída. ¿Por qué?

RESPUESTA: Esto no se debe a la actividad, sino a otras tendencias. La mujer siempre ha hecho hincapié en sus fuerzas intuitivas y descuidado sus capacidades intelectuales. El espíritu de investigación y la curiosidad intelectual se consideran un elemento masculino, que se manifiesta constructivamente en las actividades de un científico, por ejemplo, mientras que se piensa que la mujer tiene más inclinaciones espirituales. Esto ha sido reforzado por la sociedad. Pero ambos elementos existen en los dos sexos. Cuando se consideró que Eva era más inmediatamente responsable de la Caída, se demostró de nuevo que la curiosidad intelectual existe en la mujer también. Sólo cuando ésta se suprime, y por lo tanto se canaliza mal, puede ser perjudicial. Si la curiosidad puede expresarse legítimamente y combinarse con las facultades intelectuales en los dos sexos, entonces puede surgir algo creativo y constructivo. Sé que no se muestra claramente que la actividad y la curiosidad intelectual se hayan suprimido en Eva; más bien se muestra que estaban presentes. Y cuando algo está presente por naturaleza, debe ser válido siempre que se le canalice apropiadamente.

Y hay algo más. Sólo porque la mujer tiene una inclinación más intuitiva, está más abierta a las fuerzas espirituales. Por lo tanto, puede alcanzar mayores alturas, pero sólo por eso también alcanza mayores profundidades.

PREGUNTA: El comunismo, sobre todo como lo enseñan y lo practican los rusos y los chinos, parece una amenaza terrorífica, también para el desarrollo espiritual. ¿Podría usted hablar del lugar del comunismo en el Plan de Salvación? Y también, ¿cómo deberíamos sentirnos ante la amenaza de los rusos y los chinos?

RESPUESTA: Lo primero que hay que entender aquí es la ley de causa y efecto. Si ves cualquier fenómeno de tu mundo como un acontecimiento aislado, separado de otros eventos que han conducido a él por reacción y contrarreacción, por causa y efecto, donde un extremo convoca a un extremo opuesto, jamás tendrás una percepción verdadera. Esto se aplica a las condiciones o eventos generales del mundo, así como a la vida personal de los individuos. A fin de eliminar un mal, uno tiene que ver primero qué situación negativa produjo este mal. No puede ser de otra manera. El mal sólo puede crear el mal. No puede crear el bien. Una condición equivocada engendra otra, a menos que se le corrija. Lo mismo puede observarse en muchísimos otros aspectos de la vida.

Casi lo único que puedes hacer es adquirir una perspectiva y una comprensión verdaderas. Esto ayudará más de lo que piensas. Si deseas corregir los males del mundo, puedes hacer mucho cambiando tú primero. Sólo entonces tendrán éxito ciertas acciones exteriores que cualquier individuo pueda emprender para contribuir al bien de la Humanidad en su conjunto. De lo contrario no tendrán éxito, es decir, un éxito profundo y duradero. Si el corazón humano no cambia, nada podrá hacerse jamás por la Humanidad en su conjunto, no importa cuántas medidas colectivas se tomen. Esto se aplica particularmente a quienes son instrumentales para mejorar el mundo, cuya tarea es conducir a las naciones. El mayor mal de la vida en la Tierra es siempre el excesivo énfasis que pone el individuo en las acciones exteriores, mientras ignora y descuida las motivaciones y las reacciones interiores, y se convierte por ello en presa de su propia naturaleza inmadura y egoísta.

¿Responde esto tu pregunta?

PREGUNTA: Pienso en algo más. El gran materialismo de esta tremenda potencia podría ser un obstáculo al desarrollo espiritual. Podría entorpecer el Plan de Salvación.

RESPUESTA: Nada podrá jamás impedir que el Plan de Salvación se cumpla. Sólo es cuestión de tiempo; y, desde nuestro punto de vista, la diferencia de tiempo, invocada por el libre albedrío del ser humano, es muy insustancial. Se ha calculado en el Plan de Salvación general que los humanos creen circunstancias negativas debido a su visión limitada. Pero el resultado mismo de esta visión limitada—las circunstancias negativas—es decisivo para despertarlos a la verdad. A veces no pueden despertar y desear siquiera la verdad, a menos que hayan pasado por el sufrimiento que ustedes mismos crearon por su ignorancia o su distorsión de la verdad. A fin de ser felices, primero deben estar en la verdad. Pero no pueden estar en la verdad a menos que sepan que no lo están y tengan el deseo de buscarla. El conocimiento de que no están en la verdad y el consiguiente deseo de buscarla no puede llegar a ustedes a menos que se les deje probar el resultado de su ignorancia. Lo mismo se aplica a la Humanidad. Todo esto se toma en consideración en el Plan de Salvación.

El miedo de que los actos equivocados de otros los dañen es un malentendido básico de la vida. Sí, es cierto que pueden experimentar desventajas pasajeras, pero incluso éstas deben de tener un elemento correspondiente dentro de ustedes. De lo contrario, no los afectarían, ni siquiera superficialmente. En lo que se refiere a su naturaleza espiritual—y esto comprende el Plan de Salvación general—, nada puede pasarles. El conocimiento personal y la experiencia de esta verdad les llegarán al recorrer este camino. Nos ocuparemos de esta cuestión de manera más concluyente en un futuro cercano.

PREGUNTA: Tengo una pregunta de un amigo que quiere saber del recién descubierto Evangelio según Santo Tomás. ¿Está usted dispuesto a responder a esta pregunta? Él quiere saber si es genuino, si es el Logos Jesu real, o si es algún tipo de copia apócrifa.

RESPUESTA: Yo diría que, desde nuestro punto de vista, no importa. Esto sería interesante sólo desde un punto de vista histórico. Nosotros no nos ocupamos de eso. Nuestro objetivo es promover la luz y la vida. Debes usar tu determinación y tu juicio para decidir su verdad, su valor, no importa de quién sean las palabras. Hay muchos que tienen y han tenido acceso a la sabiduría divina. Más bien pregúntate si lo que se dice va de acuerdo con el espíritu de Jesucristo. No es necesario que sean palabras reales de él. Esto sería importante sólo históricamente y tal vez para el erudito, pero espiritualmente no tiene ninguna importancia. Desde el punto de vista del crecimiento y la independencia personal, lo que debe estimularse es aprender a evaluar algo por lo que se dice, y no por quién lo dice.

PREGUNTA: Sin embargo, hay un punto que vale la pena destacar. En el Evangelio según Santo Tomás hay algunas afirmaciones supuestamente hechas por Jesús que son muy crípticas y que no corresponden a las afirmaciones de los otros evangelios.

RESPUESTA: Tendré el gusto de examinar esas afirmaciones.

PREGUNTA: Muy bien, traeré tres o cuatro. Hay unas diez que casi suenan paradójicas. Esto plantea la cuestión de la autoridad, si uno debe o no prestar atención a este material.

RESPUESTA: Eso jamás hará daño. Como, hasta donde sé, tú organizarás exclusivamente las sesiones de preguntas y respuestas, estas preguntas serán muy buen material. Examinémoslas juntos.

PREGUNTA: De acuerdo con las enseñanzas que recibimos, me pregunto cómo es posible que el mundo tenga hoy miedo de un crecimiento excesivo de la población, de la “explosión demográfica”.

RESPUESTA: Si las personas administraran mejor el planeta que tienen a su disposición, habría suficiente espacio para que todos vinieran. Tal vez el hecho de que llegan más y más personas es una medida para enseñarle a la Humanidad a utilizar plenamente todo lo que tiene. Si las personas aprendieran a vivir en paz con sus vecinos, podrían explotar recursos ilimitados que ahora se usan con fines innecesarios y destructivos. Además, descubrirían muchos recursos y posibilidades que todavía están cerradas a ellas y que darían a muchísimas personas más la posibilidad de vivir en la Tierra. Esa es la lección que hay que aprender. Si se le aprende bien, traerá beneficios a todos. Si no se le aprende, la gente tendrá que pasar por sufrimientos adicionales antes de que pueda encontrar la solución que está ante sus ojos si voltea en la dirección correcta. Déjenme asegurarles que el planeta Tierra podría alimentar y albergar a muchísimas más personas de las que ahora tiene. Todos podrían vivir en un estado de mucha mayor felicidad que el que existe en la actualidad.

Permítanme extenderles a todos bendiciones divinas. Reciban la luz y la fuerza que queremos dar a cada uno de ustedes para la plenitud de su vida y para ayudarles a vencer sus obstáculos internos. Queden en paz. ¡Queden con Dios!

Dictada el 19 de febrero de 1960.