J

Pathwork

Conferencias del Guía

Conferencia 135. Movilidad en la relajación; el sufrimiento debido al apego de la fuerza vital a situaciones negativas

Saludos, mis queridos amigos. Bendiciones para cada uno de ustedes. Que la fuerza de la comprensión contenida en estas bendiciones los ayude a asimilar esta conferencia, no sólo con su comprensión exterior, sino también con su comprensión interior.

Todos ustedes, durante el curso de este año, han progresado, cada uno a su propia manera; la mayoría lo hizo considerablemente. Suele ser difícil evaluar exteriormente lo que constituye un progreso real. A menudo, el mayor progreso es el menos notable en los ojos de otros. Todos ustedes han adquirido una comprensión y una percepción adicionales, lo que les ha permitido enfrentar su propia vida de una manera diferente. Incluso aquellos de ustedes que no han empezado a trabajar realmente en este camino deben de haber crecido interiormente, pues de lo contrario ni siquiera estarían aquí.

Esta conferencia es un intento de combinar una comprensión general del material que hemos estudiado en el pasado con la apertura de la dirección futura del Pathwork. Espero que este intento tenga éxito para que entiendan más profundamente el material que se les ha dado y que ya han incorporado en su trabajo personal como una verdad experimentada, no como una mera enseñanza teórica; al mismo tiempo esta conferencia les abrirá panoramas nuevos sobre puntos específicos y servirá como mapa de ruta.

Todo el universo está permeado de una sustancia vital vibrante. Esta sustancia consta de fuerzas de un poder tan tremendo que la gente apenas ha empezado a descubrirlas vagamente y en un grado limitado. No importa si este poder es físico, como el poder eléctrico o atómico, o el mental, pues todo es el mismo poder, o diferentes facetas del mismo poder. Este poder es una masa muy impresionable, una sustancia que puede ser gobernada y moldeada sólo por la conciencia.

El resultado de este moldeado es la materia en sus varios grados de densidad. No obstante, también es algo más sutil que la materia particular; es la vida misma, tal como se desenvuelve para el individuo. Es experiencia. Es condición, circunstancias, destino, si lo prefieren. Cualquier cosa que experimenten y las situaciones en las que se encuentren, ésta es la materia, o forma, que es el resultado de la manera en que la conciencia impresiona la sustancia vital. Esta es una muy breve recapitulación de todo lo que he dicho en el curso de estos años. Lo repito aquí brevemente para hacer más comprensible lo que sigue.

Esta tremenda sustancia vital está en movimiento continuo. Profundicemos un poco más en el significado de esto, en el método y ritmo particulares de este movimiento cósmico. Si entienden esto verdaderamente, tendrán de hecho otra clave para su vida.

Este movimiento cósmico, que permea todo lo que es, consiste en una mezcla de movilidad y relajación. La clave de la movilidad, combinada con la relajación, abre el mundo. Es el estado de ser, o el principio unitivo de ser. Sólo por los errores conceptuales llega a existir la dualidad o el conflicto. La dualidad o distorsión específicas del principio unificador de la movilidad en la relajación resulta en el siguiente error conceptual: por una parte, la relajación se ve como no movimiento o estancamiento; por la otra, la movilidad se ve como esfuerzo tenso. Esto es particularmente importante de entender, porque estos errores conceptuales son la causa del predicamento de la Humanidad.

Todos los errores conceptuales, tal como los encuentran en el curso de su trabajo personal, se derivan de esta dualidad. La relajación sólo puede existir en el no movimiento, que es una pasividad estancada, al contrario de un movimiento, que es un esfuerzo tenso, ansioso y arrebatador. Al parecer tienen que decidir entre estas dos alternativas. Siempre que existen estas alternativas, debe de existir el conflicto. Aquí se vuelve necesario trascender esta dualidad y alcanzar el principio unitivo de ser. No necesito decir que esto se aplica a todos los niveles de la personalidad. No tengo que insistir demasiado en que mis pláticas no son en modo alguno discursos filosóficos abstractos, sino hitos muy prácticos a su vida inmediata, amigos míos. Nunca olviden este hecho.

Empecemos a ver aquí y ahora mismo por qué es cierto esto. Cuando examinan los errores conceptuales y las imágenes, conforme surgen en su Pathwork, y ven estos errores conceptuales con la suficiente profundidad, descubrirán que caen en esta división. Incluso desde un enfoque meramente intelectual, deberían ver fácilmente que la distorsión de la movilidad y la relajación es la principal dualidad, que subyace a todos los errores conceptuales y resulta en una situación donde sólo ven dos alternativas igualmente insatisfactorias. Este error conceptual primario distorsiona el ritmo armónico del movimiento cósmico.

Experimentarán esta verdad aún más dinámica y personalmente cuando escuchen sus movimientos del alma, sus propias expresiones y emanaciones interiores. Si observan con calma lo que emana de sus propias fuerzas psíquicas encontrarán esta distorsión del movimiento donde se estancan porque el no movimiento parece tan tentador. Parece ser el estado sin esfuerzo que el alma anhela. O el movimiento parece muy necesario porque no quieren estancarse y la culpa los impele a un movimiento forzado y demasiado tenso. Tal vez ni siquiera puedan identificar exactamente lo que tanto se esfuerzan por hacer. Cuando observen el estado de su propia emanación psíquica podrán identificar esta dicotomía específica.

Esto es muy importante, pues en el momento en que puedan reconocer esta confusión y la distorsión de sus fuerzas cósmicas personales, podrán, por ese reconocimiento, por esa aceptación, por esa observación o conciencia, acercarse lenta pero seguramente a enderezar este desequilibrio del movimiento. Conforme procedan a reorientar sus conceptos y valores hasta hace poco inconscientes, pero ahora conscientes, su comprensión de la vida y de sí mismos, así como su relación con la vida y con ustedes mismos, el movimiento empieza a armonizarse con la gran corriente cósmica. La movilidad en el relajamiento llega a suceder más y más.

Lo mismo se aplica al nivel físico de la existencia. Conforme observen la emanación de sus pensamientos, sentimientos y reacciones, y consecuentemente observen este desequilibrio específico, también verán que el mismo desequilibrio afecta su cuerpo físico. Como el principio de la vida misma es la armonía entre la movilidad y la relajación, el fenómeno de morir debe de ser el malentendido de este principio, de manera que surge una dualidad. Cuando este malentendido ha llegado demasiado lejos, afectando más y más aspectos de la entidad, el fenómeno de morir tiene lugar en los niveles exteriores. Pero cuando se establece el equilibrio, la vida continúa, y la muerte es una imposibilidad.

Los niveles físicos exteriores hacen lo mismo automáticamente a medida que el desequilibrio psicológico se corrige. Sin embargo, esto no significa que no puedan ayudar de afuera hacia dentro, cultivando y aprendiendo del exterior el arte de la movilidad en la relajación. Trabajando en esto de adentro hacia afuera, y de afuera hacia dentro, el proceso se acelerará y la armonía se establecerá más rápidamente. Es muy importante que lleven esto a término, amigos míos.

La fuerza vital dinámica es un principio sumamente vibrante, y esta relajación vibrante y dinámica es especialmente accesible para la conciencia humana en la relación amorosa entre los sexos. Cuando su anhelo de esta experiencia se conecta con una condición negativa, surgirán la dificultad y la frustración.

Suele preguntarse por qué existen la destructividad, la enfermedad, la guerra y la crueldad. Las respuestas que se han dado muchas veces no se entienden lo suficiente, pero aun cuando se entiendan en cierta medida, algo falta. Creo que la mayoría de mis amigos están listos ahora para entender esto en un nivel más profundo. Muchas veces he dicho que los errores conceptuales crean conflicto, y esto es perfectamente cierto. Pero existe un elemento adicional sin el cual ningún error conceptual, sin importar lo incorrecto que sea, podría tener poder. Es éste: La sola negatividad, como en una actitud destructiva, tiene un efecto mucho menos destructivo que la destructividad conectada y combinada con el principio positivo de la vida. Esto es lo que hace que las manifestaciones negativas en este plano terrenal sean especialmente graves o severas. En otras palabras, cuando una fuerza positiva se mezcla con una negatividad o una actitud destructiva, esta combinación crea el mal. La destructividad real es, por lo tanto, no sólo una distorsión de la verdad y de los poderes universales constructivos, sino una distorsión que debe ser permeada con el poderoso principio de la vida y su poder constructivo. Si el principio positivo de la vida no estuviera involucrado e inadvertidamente usado, entonces el mal, o la destructividad, sería de muy corta duración.

La mejor manera, amigos míos, de aplicar lo que digo aquí y derivar algo más de esta conferencia que un principio vago y abstracto, es mirarse desde el siguiente punto de vista: Todos los que están en este camino han descubierto ciertas heridas y dolores que soportaron de niños. Algunos de ustedes han empezado a entender, aunque sea levemente, que en el momento en que fueron heridos tuvo lugar un proceso específico. El principio erótico, o de placer, fue puesto al servicio de su herida, su sufrimiento, su dolor. Todas las emociones que surgieron de esta herida original, de acuerdo con el carácter y el temperamento, también se combinan con el principio del placer. Esta atadura crea todas las dificultades personales, todas las circunstancias no deseadas.

Todas las muchas almas que habitan esta Tierra, juntas, crean la lucha general de la Humanidad. Cuando se dan cuenta, después de haberse vuelto conscientes de este proceso, cuántas personas, independientemente de sus acciones exteriores, pueden experimentar el principio del placer sólo en fantasías de crueldad, entenderán que éste es el núcleo real de la guerra; de la crueldad en su conjunto. Esto no debe hacerlos sentir culpables. Más bien debería iluminarlos y liberarlos para que permitan que sus procesos internos se transformen, ya que es una herida mal aplicada y mal entendida lo que ha creado esta situación. La crueldad sin el principio del placer nunca podría tener un poder real. La falta de conciencia de esta combinación de crueldad y placer no alivia en modo alguno el efecto que tiene sobre el clima general de la emanación de la Humanidad.

Si han experimentado la crueldad, ya sea que este acto de crueldad haya sido algo real o una creación de su imaginación, su principio del placer está atado a la crueldad y funciona de alguna manera en conexión con ella. A menudo, la culpa y la vergüenza son tan fuertes que toda la vida de fantasía se niega, pero a veces es consciente. Esto debe establecerse y entenderse desde un punto de vista general, pues si se entiende verdaderamente, tanto la culpa como la vergüenza se eliminarán. Al crecer la comprensión, el principio del placer responderá gradualmente a los eventos positivos.

La combinación entre el principio del placer y la crueldad puede existir activa o pasivamente. Es decir, el placer se experimenta ya sea en infligir crueldad o en soportarla; o en ambas cosas. Conectar el principio del placer con una situación donde funciona más fuertemente en conjunción con la crueldad crea un retraimiento y una limitación, y vuelve imposible la experiencia real del amor. El amor existe sólo como un anhelo vago que no puede mantenerse ni realizarse. En estas circunstancias, el amor no es la experiencia tentadora y placentera que puede ser para otra parte de la personalidad. El anhelo del placer del amor y la ignorancia del hecho de que uno rechaza su experiencia real porque teme la conexión del principio del placer con la negatividad, suele crear una profunda desesperanza. Esta desesperanza puede entenderse y aliviarse instantáneamente sólo cuando este hecho específico se comprenda en profundidad.

En casos menos burdos, cuando el niño experimenta no tanto una franca crueldad, sino un vago rechazo o no aceptación, el principio del placer se conectará con una situación similar, de manera que pese al deseo consciente de aceptación, la corriente del placer sólo se activará en conjunción con el rechazo. Hay muchos grados y variaciones de esto. Hay, por ejemplo, situaciones en las que un niño experimenta una aceptación y un rechazo parciales. Entonces el principio del placer se conecta con una ambivalencia exactamente similar. Esto, entonces, crea un conflicto en las relaciones reales.

El primer caso burdo de conectar la crueldad con el principio el placer o el principio vital—son lo mismo—volverán tan peligrosa una relación que ésta se evitará por completo. O la sentirán tan aterradora que se quedarán desconcertados. Entonces se sentirán incapaces de seguir adelante con ella. O estarán tan inhibidos porque la vergüenza del deseo de ser crueles o de soportar la crueldad puede impedir toda espontaneidad y llevarlos a retraerse y entumecer todos los sentimientos.

Mis queridos amigos, este es un principio enormemente importante de entender. Se aplica tanto a la Humanidad en su conjunto, como al individuo. En general no se ha entendido bien porque la psicología y la ciencia espiritual no se han fusionado lo suficiente. La psicología ha hecho intentos vagos por entender este factor, y lo ha hecho en cierta medida, pero el significado vasto en términos de la civilización y su destino, o su evolución, no se ha entendido. El mundo ya está listo para entender este hecho de la vida.

La evolución, amigos míos, significa que cada individuo, por medio del proceso de confrontación personal y autorrealización, gradualmente cambia la orientación interior del principio del placer. En su reacción espontánea, más y más individuos responderán a eventos, situaciones y condiciones positivos.

Todos ustedes saben que este cambio interior no es un acto directo de la voluntad. La expresión directa de su voluntad exterior puede y debe ir en la dirección de mantener y sostener un camino como éste, que aumenta la capacidad de entender y cultivar la voluntad y el valor de ver al ser para encontrar y vencer la resistencia. Y al hacer esto, al usar su voluntad y las facultades de su ego de esta manera constructiva, el cambio real ocurre, como algunos de ustedes empiezan a experimentar, casi como si no tuviera nada que ver con estos esfuerzos, como si fuera un producto, un suceso desconectado ¡Eso es lo real! Esta es la manera en que el progreso y el crecimiento deberían tener lugar.

Gradualmente, a través de este proceso de crecimiento, un individuo tras otro reorienta los movimientos del alma, sus fuerzas. La expresión del movimiento cósmico dentro de la psique se conectará entonces con condiciones y circunstancias puramente positivas. Los sentimientos positivos o placenteros ya no se derivarán de circunstancias negativas. Ya están acostumbrados a estas últimas, por lo tanto reprimen y suprimen la combinación de sentimientos placenteros y eventos negativos.

En vez de reprimirla, negarla y no querer verla, deben enfrentarla. Al enfrentarla y entenderla, sin culpa ni vergüenza, deben aprender en el curso del crecimiento que todas las imperfecciones deben aceptarse y entenderse antes de poder cambiarlas. Así, en la medida en que logren enfrentar y entender su conflicto, el principio del placer correrá en diferentes canales. Cuando esto sucede, la movilidad existirá sin tensión ni ansiedad, y la relajación existirá sin estancamiento.

Todos ustedes, amigos míos, traten de encontrar su “matrimonio” interior específico entre la corriente del placer y una situación negativa. Cuando encuentren este matrimonio, dentro de las propias fuerzas de su alma en términos específicos, sabrán y entenderán perfectamente ciertas manifestaciones exteriores de sus problemas. Este alivio de la comprensión a fondo sólo puede llegarles cuando tienen el valor de hacer frente a este matrimonio. Cuando sean capaces de formular clara y concisamente este matrimonio de fuerzas positivas y negativas, verán claramente la imagen precisa de su insatisfacción. Verán por qué se ocultan de sí mismos y de la vida; por qué se retrajeron de sus propios sentimientos; por qué reprimen y se cuidan de las fuerzas más espontáneas y creativas que hay en su interior. Verán por qué bloquean sus sentimientos, a veces con mucho dolor, y luego tratan de racionalizarlos y justificarlos. Incluso las verdades psicológicas actualmente en boga sirven para disfrazar este sencillo proceso, amigos míos.

Traten de encontrar los dos factores de los que hablé:

Primero, descubran la sutil, pero no obstante clara, distorsión del principio unitivo de movilidad y relajación. ¿Dónde tienen movilidad y tensión? ¿Dónde tienen relajación y estancamiento, inmovilidad? Obsérvenlos en su constitución mental, en sus emociones, así como en su cuerpo.

En segundo lugar, descubran en qué sentido la vida y el principio del placer están conectados con una situación negativa. ¿En qué grado se manifiesta esto—tal vez en sus fantasías—y cómo les impide la autoexpresión, la unión, la experiencia, un estado valiente de autorrealización con un espíritu afín?

¿Hay preguntas en relación con este tema?

PREGUNTA: Me gustaría entender un poco más concretamente este matrimonio entre las fuerzas del amor y las circunstancias de, por ejemplo, la crueldad. Veamos el caso de los niños que se sienten rechazados por su madre, ¿significa este matrimonio que la persona no puede experimentar placer sin experimentar también venganza; algún tipo de deseo sádico hacia la madre? Esto sucede tal vez sólo en la fantasía, nunca en la realidad, y entonces, ¿la persona por lo general no se da cuenta de que su pareja representa a la madre?

RESPUESTA: Sí, podría ser exactamente eso. O podría ser también que el placer puede experimentarse sólo en conexión con un nuevo rechazo, o con un poco de rechazo, o con el miedo de que se presente el rechazo.

PREGUNTA: Pero no experimentaron placer cuando fueron rechazados.

RESPUESTA: Claro que no. Pero el niño usa el principio del placer para hacer que el evento negativo, el sufrimiento, sea más tolerable. Esto sucede inconsciente e involuntariamente, y casi de manera automática. Inadvertidamente, por decirlo así, el principio del placer se combina con la situación negativa. La única manera en que esto puede determinarse es mediante la investigación de la propia vida de fantasía. Así es como el matrimonio se establece. Los reflejos automáticos se orientan entonces hacia una situación que combina la corriente inherente del placer con el evento doloroso.

PREGUNTA: ¿Y el niño desea reproducir este rechazo?

RESPUESTA: No conscientemente, desde luego. Nadie desea en realidad ser rechazado. El problema es que las personas desean conscientemente ser aceptadas y amadas, pero inconscientemente no pueden responder a una situación completamente aceptante y favorable. En estos casos el principio del placer ya se ha encauzado en el canal negativo y puede encauzarse de nuevo sólo con conciencia y comprensión. La naturaleza misma de este conflicto es que el principio del placer funciona de la manera en que las personas menos quieren conscientemente. No puede decirse que una persona desea inconscientemente el rechazo, pero el reflejo ya se había establecido en algún momento en que esta manera de funcionar hacía más soportable la vida para el niño. ¿Entiendes esto?

PREGUNTA: No entiendo bien cómo puede experimentarse ningún placer cuando alguien es rechazado, salvo en forma de venganza. Eso sí puedo entenderlo.

RESPUESTA: Tal vez puedas imaginar también—esto es algo que se ve una y otra vez—que cuando las personas se sienten demasiado seguras en la aceptación y el amor de otros, pierden la chispa del interés.

Esto también se racionaliza al sostener que es una ley inevitable, que tiene lugar por hábito u otras circunstancias. Pero no tendría que ser así de no ser por los factores examinados en esta conferencia. La chispa, el interés, el flujo dinámico existen sólo cuando hay una situación de inseguridad o infelicidad. Esto se ve con frecuencia. A veces la situación negativa se manifiesta sólo en fantasías. Estas fantasías, cuando se examinan de cerca, están, de un modo u otro, conectadas con el sufrimiento, la humillación o la hostilidad. Entonces esto se llama masoquismo o sadismo. ¿Entiendes ahora?

RESPUESTA: Sí, creo que sí.

PREGUNTA: Como todos los niños experimentan el rechazo, y como todos ellos son insaciables en sus demandas, ¿cuándo va a terminar esta situación? Siempre empieza con cada encarnación y con cada situación otra vez.

RESPUESTA: Puedes ver que hay diferencias entre los seres humanos: algunos funcionan de una manera mucho más sana que otros, y su principio del placer responde más fuertemente a una situación positiva. En ese caso, la persona está evolucionando. Cuando una situación completamente positiva existe en la psique, ya no es necesaria la reencarnación. La evolución procede entonces en otros niveles. Hasta cierto grado, todos los seres humanos tienen negatividad, y esta negatividad de alguna manera es activada, impuesta y nutrida por la fuerza vital. Pero existen los grados, y éstos son una indicación clara del proceso evolutivo.

En un extremo, hay seres humanos que no pueden tener ni siquiera una relación directa con otra persona, que viven sólo en fantasías que están completamente conectadas con experiencias negativas. En el otro extremo están aquellos que, en su proceso de maduración, han unido la fantasía y la realidad en el sentido más positivo y favorable. Esta unión de la fantasía y la realidad no significa una represión de la vida de fantasía, sino una verdadera superación de ella, porque la realidad es más deseable y placentera, al igual que las circunstancias positivas. Entre estos dos polos existen muchos grados. Ahí puedes ver el proceso evolutivo.

PREGUNTA: ¿Disminuyen la movilidad y la tensión, la relajación y el estancamiento, a medida que se suprime el principio del placer de lo negativo?

RESPUESTA: Desde luego. Uno interactúa con el otro. Puedes ver cómo funciona la interacción entre estas dos facetas: en la medida en que tiene lugar una combinación, o matrimonio, entre los principios de la vida o del placer y una situación negativa, debe de haber tensión y ansiedad. En la medida en que existen la ansiedad y la tensión, la inmovilidad parece un alivio muy deseado del esfuerzo y la fatiga de luchar contra el ser. Cuando un cortocircuito obstaculiza la experiencia real del principio del placer, eso en sí es el estancamiento. Es una inmovilidad, mientras que todo el cosmos está en un movimiento perpetuo y bello. Cuando estableces el mismo movimiento cósmico dentro de tu propia psique, estás en armonía con las fuerzas cósmicas.

PREGUNTA: Esta es la explicación más clara que jamás me han dado de lo que me ha sucedido en este matrimonio de la negatividad y el principio del placer: yo tenía que establecer un rechazo. Después de ver las cosas tan claramente como las veo ahora, y de reconocer exactamente cómo operan, ¿qué hago ahora para salir de esta situación?

RESPUESTA: Es sumamente importante que te vuelvas consciente de la situación negativa específica ante la cual reacciona el principio del placer en ti. Esta conciencia debe ser no sólo intelectual, sino realmente sentida y experimentada. Debes eliminar la restricción, para que esto entre en tu conciencia. Date cuenta de que hacer esto no es un juicio devastador; no es tu final. No te pone el sello de perdido, como lo crees inconscientemente, sino todo lo contrario. Éste es un nuevo comienzo y una manera de abandonar un juicio erróneamente asumido y devastador que tú pensabas que se aplicaba a ti. Cuando permitas que entre en tu experiencia emocional la formulación clara y concisa de este punto de unión específico, cuando experimentes con valor cómo te orientan hacia lo negativo los reflejos automáticos del principio del placer, y sepas que esto no necesita seguir siendo ni seguirá siendo así, mientras cultivas tranquilamente tu deseo de crecer, entonces es inevitable que progreses.

En relación con esto me gustaría añadir un punto más, no sólo para ti, sino en general. También es útil, amigos míos, que distingan entre dos reacciones predominantes frente a este conflicto. Ambas son, en su mayor parte, inconscientes. La primera es la negación estricta para que no exista conciencia alguna, ni siquiera en la fantasía. Esto se debe al miedo, la culpa y la vergüenza, y a la creencia de que uno es terrible por ello. La segunda se aplica a aquellos que están perfectamente conscientes de sus fantasías, pero no pueden experimentar el principio del placer de ninguna otra manera, tengan o no relaciones con otros. Esto sucede cuando el sexo y el amor están separados, o eros y el amor, o eros y la sexualidad. En estos casos, existe una resistencia a renunciar a esta vida de fantasía por miedo a perder totalmente el principio del placer. Entonces no puede concebirse que el principio del placer puro y sano se manifieste mucho más bella y satisfactoriamente cuando lo positivo se funde con lo positivo. Se cree que esto sería aburrido. Se llega a esta conclusión porque la relación en la vida real, en estos casos, nunca es tan satisfactoria como la fantasía. Por consiguiente, uno supone que renunciar a la fantasía significa renunciar al placer, así que uno no quiere apartarse de su placer.

Es importante que distingan cuál de las dos resistencias se aplica a ustedes primero. ¿Es la negación del vínculo entre el reflejo automático del placer y una situación negativa? ¿O es el aferramiento a todo el complejo, por miedo a tener que renunciar a todo placer? Ambas resistencias son el resultado de errores conceptuales. Estas resistencias específicas, por ejemplo, crean una confusión de movimientos: o la tensa movilidad de esforzarse por no enfrentar lo que es ahora—por lo tanto, esfuerzo, tensión, miedo—o no querer cambiar por temor a salir perdiendo en el proceso—por lo tanto, el estancamiento.

Como dije al principio de esta conferencia, toda dicotomía, toda dualidad puede reducirse al simple común denominador de este movimiento básico de escisión. Cuando vean esto, lo encontrarán muy útil.

No hay duda, queridos míos, de que todos ustedes que verdaderamente lo deseen, encontrarán más y más la belleza, la paz, la vida dinámica, la seguridad interior que existen en la autorrealización que han empezado a cultivar. Por lo tanto, experimentarán momentos de vivir en el eterno ahora de ustedes mismos, en vez de tratar de alejarse de él. Cada ahora les traerá respuestas. Si recuerdan este simple hecho en sus meditaciones, en su manera de verse, sus meditaciones se volverán más fructíferas a medida que avancen. Lo que tienen que esperar con ansia en los tiempos que vienen será incluso más liberador que lo que ya han empezado a experimentar.

Sean benditos, queden en paz, queden con Dios.

Dictada el 25 de junio de 1965.